Unión Profesional Cantabria

Crece el empleo profesional en enseñanza y sanidad

El subsector de servicios profesionales concluyó octubre con un retroceso de afiliación del 0,62% mensual según el análisis realizado por Unión Profesional a nivelnacional. Se trata de una caída inferior a la registrada hace un año y al dato medio en este mes antes de la pandemia. De hecho, en términos desestacionalizados sumó un 0,52% mensual, dos décimas más que hace un año, lo que nos indica que la creación de empleo en las profesiones se mantiene con cierta robustez en un contexto de ralentización en el mercado laboral. El ámbito de sanidad tuvo una influencia determinante en este mejor comportamiento relativo con un descenso de carácter estacional por debajo del anotado en el 2022.

EL MERCADO LABORAL SIGUE DEBILITÁNDOSE EN LA CREACIÓN DE EMPLEO DESESTACIONALIZADA

El mercado de trabajo cerró octubre con un incremento de afiliación del 0,45% mensual, una décima menos que hace un año, aunque superior al dato medio en este mes antes de la pandemia. No obstante, en términos desestacionalizados la afiliación solo avanzó un 0,02% mensual, lo que sugiere un estancamiento general en la creación de empleo más evidente que en octubre del 2022.

Por sectores, la enseñanza tuvo el mayor protagonismo al mostrar un aumento de empleo superior al de hace un año en un contexto de subida esperada al comenzar el periodo lectivo. Con un balance mensual mejor que en el 2022 también aparecen las actividades de servicios sociales y las actividades sanitarias como se apuntaba. Mientras, el empleo en la Administración pública, el comercio minorista, y la asistencia en establecimientos residenciales cargaron con el mayor volumen en la destrucción de empleo y con un deterioro mayor respecto a hace un año.

En relación al pulso general del sector servicios, el índice PMI para este sector que configura S&P Global presentó un leve impulso en octubre por segundo mes. Ello fue motivado por un repunte en los nuevos pedidos y un nivel de confianza relativamente estable que propició más contratación de personal. Si bien, se observaron nuevas subidas de precios.

SANIDAD MUESTRA SIGNOS DE CRECIMIENTO ESTRUCTURAL DEL EMPLEO Y CON UNA MENOR CAÍDA ESTACIONAL 

La sección de actividades sanitarias y de servicios sociales, que recoge el desempeño en sanidad, redujo su afiliación un 1,58% mensual en octubre, cuatro décimas menos que hace un año y casi ocho décimas menos que el dato medio en este mes antes de la pandemia. De este modo, en perspectiva anual hay un 3,73% más de afiliación en este ámbito. En detalle, el sector público recortó menos afiliación que en octubre del 2022; mientras, el sector privado repuntó una décima y estuvo por encima del dato de hace un año.

Al igual que en septiembre, octubre es un mes donde el volumen de empleo en sanidad suele caer debido, esencialmente, a la finalización de los contratos de sustituciones y refuerzo durante el verano. Con todo, este mes se aprecia un fuerte incremento del empleo desestacionalizado en la división de actividades sanitarias y en la de actividades de servicios sociales sin alojamiento, cuestión que insinúa el incentivo a la contratación de empleo estructural en algunas plantillas.

El crecimiento del empleo en la arquitectura y la ingeniería se moderó de nuevo en octubre y respondería, en buena medida, a la contracción de la actividad industrial y la atonía en la construcción. La fabricación de vehículos, la industria química y la fabricación de productos metálicos destacaron con más creación de empleo que hace un año. La industria textil, de alimentación y de madera, las que más empeoraron.

A su vez, la afiliación autónoma se mostró estable al crecer al mismo ritmo mensual que hace un año y solo algo por debajo del ritmo medio previo a la pandemia. Por su parte, la división de actividades veterinarias incremento la afiliación un 0,42% mensual, casi calcado al pulso de hace un año y sin cambios notables en cuanto al curso en la contratación asalariada, mayoritaria, y el ejercicio autónomo.

LA INDUSTRIA Y LA CONSTRUCCIÓN LASTRAN LA CREACIÓN DE EMPLEO EN LA ARQUITECTURA Y LA INGENIERÍA

La división que recoge la arquitectura, la ingeniería y buena parte del ámbito científico-técnico registró un 0,80% mensual más de afiliación en octubre. Un incremento inferior al de hace un año, aunque superior al dato medio en este mes antes de la pandemia. En términos desestacionalizados, el incremento fue más comedido con un 0,26% mensual. A tal efecto, el tono general en la creación de empleo en estas profesiones continúa moderándose y hallaría explicación principal en la menor actividad industrial y en la atonía de la construcción.

En el panorama sectorial, la industria manufacturera en España se contrajo por séptimo mes y con la mayor intensidad en el último año de acuerdo al índice PMI sobre el sector publicado por S&P Global. En ello se advierte debilidad de la demanda y una menor confianza en el futuro. Precisamente, la variación mensual de la cartera de pedidos industriales ahondó en su caída en octubre según el Banco de España (BdE). Entre las ramas que empeoraron sus datos mensuales de empleo sobre el pasado año destacan las más vinculadas al textil, la alimentación, la madera y, en menor medida, la fabricación de productos farmacéuticos. La fabricación de vehículos, la industria química y la fabricación de productos metálicos tuvieron un aumento de afiliación superior al de hace un año. En el resto se apreció cierta estabilidad.

Nuevos signos de crecimiento estructural del empleo en sanidad. La caída estacional en octubre por la finalización de los contratos de sustitución y refuerzo de verano fue más limitada que hace un año, singularmente, en el sector público. A su vez, se apreciaron incrementos del empleo en términos desestacionalizados lo que sugiere mayor incentivo en ampliar algunas plantillas.

En el sector de la construcción la variación mensual en octubre de la cartera de pedidos se mantuvo positiva en octubre conforme al BdE. En contraste, las expectativas en la construcción de edificios permanecen en negativo por segundo mes, se moderan en la obra civil y solo repuntan algo en las actividades especializadas o reformas de acuerdo al Indicador de Clima de la Construcción (ICC) del Ministerio Industria, Comercio y Turismo. Ello tiene cierto reflejo en la evolución de la afiliación pues el ritmo mensual de creación de empleo se aplanó sobre el mismo mes de hace un año en las tres ramas mencionadas.

 

SIGNOS DE ESTANCAMIENTO EN LA CONSULTORÍA EMPRESARIAL Y TECNOLÓGICA 

En otro plano, solo hubo dos ramas que lograron sumar más empleo que hace un año: la consultoría jurídica y de contabilidad, que podría encontrar razón en cierta demanda de servicios por los hogares y las empresas para solventar asuntos concretos vinculados a dificultades en el ámbito mercantil y civil, o valorar la internalización o externalización de algunas funciones; y, por otro lado, la enseñanza que con el comienzo del periodo lectivo arrojó un dato estacional elevado gracias al sector público, aunque retrocedió levemente en términos desestacionalizados.

En el resto los aumentos mensuales de afiliación fueron algo más contenidos que hace un año. La consultoría informática, de gestión empresarial, financiero-aseguradora, inmobiliaria, de I+D y publicidad y estudios de mercado son ramas demandadas esencialmente por el tejido productivo. Al hilo, el volumen financiado a los hogares y, singularmente, a las empresas profundizó su disminución en septiembre por noveno mes ante el endurecimiento del acceso al crédito y las menores expectativas de crecimiento económico. Factores que podrían explicar la atenuación en la demanda de empleo de estos servicios profesionales.

El endurecimiento de la financiación y las menores expectativas de crecimiento estarían lastrando la creación de empleo en la consultoría empresarial y tecnológica. Solo mejoró la consultoría jurídica frente al pasado año y podría responder a una necesidad de asesoría por parte de empresas y hogares ante el deterioro económico. Entretanto, la enseñanza arrojó un crecimiento estacional más alto este año gracias al sector público. 

Entretanto, a finales de octubre conocimos que el Producto Interior Bruto (PIB) sumó un 0,3% trimestral en el tercer trimestre, una décima menos que en el segundo, lo que corrobora la pérdida de impulso de la actividad económica a medida que avanza el año. Solo el consumo interno de los hogares mostró cierta resistencia, mientras que se redujo la aportación del consumo público, y restaron la demanda externa y la inversión. Estos últimos dos factores podrían afectar en los próximos meses a la demanda de los servicios profesionales si el volumen de proyectos cae y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia no acelera su aplicación.

MEJOR COMPORTAMIENTO DEL EMPLEO ASALARIADO Y AUTÓNOMO

Por otro lado, el empleo asalariado cayó un 0,85% mensual en octubre en el subsector de servicios profesionales. Un descenso inferior al de hace un año y también a la disminución media en este mes antes de la pandemia. La menor caída estacional en el ámbito sanitario explica buena parte de este comportamiento más favorable.

Mientras, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) tuvo lugar un incremento de la afiliación del 0,70% mensual. Una décima más que hace un año, aunque algo inferior a la subida media en este mes antes de la pandemia. En términos anuales, el ejercicio por cuenta propia suma un 2,48% más frente al 0,38% general de todo el RETA. Ello señalaría que la reforma del Real Decreto-ley 13/2022 sobre el nuevo sistema de cotización de autónomos que entró en vigor en enero de este año encuentra mejor acomodo relativo en las profesiones.

En cuanto a los ERTE, el número de trabajadores en esta condición aumentó un 2,37% mensual hasta los 11.313 el último día de octubre. El 5,34% de este volumen son profesionales, 604 en esta circunstancia. El subsector de servicios profesionales registró un incremento del 7,28% mensual.

EL PARO REGISTRADO VUELVE A AUMENTAR EN OCTUBRE TRAS CAER EN EL 2021 Y EL 2022

El paro registrado se incrementó en 36.936 personas en octubre, un 1,36% mensual. Con excepción del año 2020, año principal de la pandemia, y las caídas experimentadas en el 2021 y el 2022, se trata de la subida más contenida en este mes en la última década. Pese a ello, en términos desestacionalizados, el paro bajó en 6.883 personas. En el balance anual hay 155.488 personas menos en desempleo lo que deja un volumen total de 2.759.404 parados, un 5,33% anual menos.

Dentro de los sectores principales, el paro solo descendió en la construcción con un 0,39% mensual. En el resto se produjeron subidas entre el 0,77% mensual en el colectivo sin empleo anterior, el 1,13% mensual en la industria, el 1,61% mensual en los servicios y el 2,13% mensual en la agricultura. Al mismo tiempo, el paro creció un 1,55% mensual en los hombres y en un 1,23% mensual en las mujeres.

Por su parte, en octubre se observan 1.396.514 contratos registrados, un 8,37% anual menos. El 43,59% de este volumen fueron indefinidos, aunque con un retroceso anual del 12,70%.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Scroll al inicio