Unión Profesional Cantabria

El subsector de servicios profesionales redujo su afiliación un 0,65% mensual en enero

El subsector de servicios profesionales redujo su afiliación un 0,65% mensual en enero, una caída superior a la registrada hace un año, pero más contenida en este mes de acuerdo al comportamiento medio antes de la pandemia.

El análisis económico realizado por  Unión Profesional sobre la afiliación y paro registrado en enero del 2023 señala que pese a este dato, el empleo de los profesionales registró un crecimiento del 0,36% mensual de la afiliación en términos desestacionalizados, un ritmo inferior al de enero del 2022. De este modo, el subsector comienza el año con un crecimiento anual de la afiliación del 3,18%, el más modesto desde marzo del 2021. Un mayor descenso del esperado en las profesiones que operan en sanidad y en el ámbito jurídico explican buena parte de lo sucedido en el subsector este mes y que se detalla a continuación.

Más señales de ralentización económica general

En global, el mercado laboral finalizó enero con una bajada de afiliación del 1,06% mensual (-215.047 afiliaciones), un descenso ligeramente mayor que en el 2022. Así, el crecimiento anual de la afiliación volvió a aplanarse por noveno mes hasta el 2,31%. Entretanto, el crecimiento mensual desestacionalizado cerró en el 0,29%, también por debajo de hace un año.

Esta vez, la destrucción de empleo estacional en el comercio tras la campaña de Navidad fue más acusada que hace un año. A ello se añadieron caídas más profundas de la ocupación en la administración pública, en sanidad, educación y los servicios de colocación de empleo. En tal sentido, parece abonarse las menores expectativas de actividad económica próxima como sugieren los principales organismos nacionales e internacionales. Solo en ligero contraste, la disminución estacional del empleo en la hostelería fue menor que en el 2022; en ello, podría haber influido la mejora de la situación de la pandemia.

La sanidad registró una caída de afiliación superior a la habitual

La ocupación en los servicios sociosanitarios anotó una caída mensual de la afiliación del 0,89%, ocho décimas más que hace un año, y fue ligeramente más profunda que el comportamiento medio en este mes antes de la pandemia. En esta disminución habitual, el factor estacional de la finalización de los contratos realizados para Navidad tendría un peso explicativo. Además, se advierte un aumento mensual del empleo autónomo ligeramente superior al de enero del 2022.

Con todo, en la división principal de este ámbito, las actividades sanitarias, se produjo una disminución mensual de empleo desestacionalizado, lo que invita a reflexionar sobre un ajuste estructural mayor en algunas plantillas. En otra línea, la división de actividades veterinarias se mostró más robusta al sumar afiliación asalariada, por lo que la demanda de estos profesionales en clínicas o para otras empresas del tejido agropecuario podría estar al alza. Inversamente, la afiliación autónoma restó en sintonía similar a la de hace un año.

Por su parte, la afiliación al sector público en sanidad restó un 0,76% mensual y cayó hasta un 0,99% mensual en el sector privado. Signo esperado, pero algo más acusado en el ámbito privado este año que en el ámbito público respecto al 2022. Al mismo tiempo, será preciso seguir cómo influye en el empleo durante los próximos meses la incorporación progresiva de las plazas de Formación Sanitaria Especializada, y el curso de las protestas sobre la Atención Primaria.

La división de arquitectura, ingeniería y el ámbito científico-técnico apunta mejorías

La división que agrupa la afiliación de las profesiones de arquitectura, ingeniería y parte de las científico-técnicas mostró una caída del 0,26% mensual. Se trata de un descenso ligeramente inferior al registrado en el 2022 y a la caída media que se producía en un mes de enero antes de la pandemia. En esta reducción típica, el factor estacional puede ser relevante en la paralización de muchas actividades ante la meteorología adversa. Además, se han advertido caídas durante este mes de enero en la cartera de pedidos y el nivel de confianza tanto en la industria, como en la construcción según la síntesis de indicadores del Banco de España. Sectores que explicarían buena parte del comportamiento de estas profesiones.

Por su parte, el índice PMI del sector manufacturero en España que publica S&P Global reveló una contracción de la actividad por séptimo mes consecutivo. Si bien, presenta señales de mejoría en los últimos tres meses. En ello tendría que ver un cierto alivio en las presiones inflacionistas y se apunta que los operadores esperan que la demanda se recupere durante el año. En lo que atañe a la afiliación en este mes, la industria del cuero y del calzado; la fabricación de otro material de transporte (naval, ferroviario y aeronáutico); y la fabricación de maquinaria y equipo fueron las ramas más destacadas al describir crecimientos superiores a los de hace un año. Por el contrario, la fabricación de bebidas y la industria de la madera sobresalieron en su empeoramiento.

En la construcción, las bajadas de afiliación fueron más contenidas que hace un año en enero, por lo que el factor estacional de freno podría haber tenido menor influencia. A su vez, el grado de confianza en las actividades especializadas (reformas) se mantiene en crecimiento, mientras que la construcción de edificios y la obra civil experimentaron ligeras caídas este mes según el Índice de Clima de la Construcción (ICC) del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

La consultoría de gestión empresarial al alza; la jurídica e inmobiliaria retroceden

En otras esferas, la consultoría de gestión empresarial presentó un crecimiento mensual de la afiliación superior al de hace un año. Este buen tono, junto con una menor caída de la ocupación en el terreno financiero y asegurador que en el 2022, podría responder a un incremento de la demanda de servicios por parte de las empresas para mejorar, entre otros aspectos, sus estrategias de inversión y minimización de costes frente a la inflación, y sus condiciones de financiación y seguros ante las subidas de los tipos de interés.

Como ejemplo, el endurecimiento del acceso al crédito empieza a manifestarse con el estancamiento del volumen financiado a las empresas en los dos últimos meses del 2022, y apenas un crecimiento del 0,6% anual en diciembre para los hogares según el Banco de España. Además, la tasa anual de la inflación subyacente (IPC sin energía ni alimentos frescos) sigue en aumento con un 7,5%. De tal modo, es posible que este escenario económico adverso esté dando lugar a un menor flujo de proyectos de digitalización, de determinadas asesorías jurídicas en la economía productiva, de compraventa de inmuebles, e incluso de menor contratación en el sector privado de la enseñanza. Panorama que se reflejaría en las caídas de afiliación de la consultoría jurídica, inmobiliaria, la educación, y el incremento más tenue en informática.

Un aspecto que invita a esperar mejores resultados es el incremento estacional destacado en la investigación y desarrollo. Por ello, la ejecución ágil y certera de la Adenda del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con nuevas inversiones y reformas que prepara el Gobierno será uno de los aspectos fundamentales para que el 2023 muestre un desarrollo más favorable. Mientras, cabe recordar que aunque el Producto Interior Bruto (PIB) habría cerrado 2022 con un crecimiento del 5,5%, mejor de lo esperado, el consumo final de los hogares, que representa cerca del 60% del PIB, cayó en la variación trimestral del cuarto trimestre y fue compensado en cierta parte por el gasto público. Esta composición podría dar alguna pista del tono de la actividad durante el primer trimestre de este año.

La afiliación autónoma cayó más que hace un año en el mes de entrada en vigor de la reforma del sistema de cotización

Entre los regímenes de afiliación, la contratación cayó un 0,69% mensual en enero para el subsector de servicios profesionales de acuerdo al Régimen General (RG), por lo que pierde prácticamente la misma cantidad que ganó en diciembre. Una reducción más acusada que hace un año, pero inferior en dos décimas al comportamiento medio antes de la pandemia.

Igualmente, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) mostró una minoración de la afiliación del 0,40% mensual, ligeramente peor que hace un año, y también que el balance medio antes de la pandemia en este mes. Precisamente, en enero se produjo la entrada en vigor del Real Decreto-ley 13/2022 sobre el nuevo sistema de cotización del colectivo de autónomos. Si bien, aún es pronto para calibrar sus efectos en la tendencia del empleo por cuenta propia. En perspectiva anual, el RG presenta un crecimiento del 3,38%, y el RETA aumenta un 2,12%.

Respecto a los ERTE, el número de trabajadores en esta condición en el conjunto del mercado laboral cayó un 27,04% hasta agregar 15.010 el último día del mes. El 3,80% de este volumen fueron profesionales, 570 en esta tesitura. En consecuencia, el subsector de servicios profesionales anotó una caída mensual del 0,70% en el total de sus ERTE.

El paro sube más que hace un año y de forma destacada en servicios

El paro registrado en enero del 2023 aumentó en 70.744 personas. Un incremento superior al del año pasado en este mes. La nota algo más favorable indica que el paro se redujo en 12.462 afiliaciones en términos desestacionalizados. De este modo, en la comparación anual hay una reducción de 214.681 parados, lo que se traduce en una disminución del 6,87%.

Dentro de la desagregación sectorial que se ofrece, el paro solo descendió en el sector de la construcción con un 1,37% mensual. En el resto se produjeron subidas con el sector servicios a la cabeza en un 3,51% mensual; en un 1,29% mensual en la agricultura; en un 0,50% mensual en el colectivo sin empleo anterior; y en un 0,17% mensual en la industria. Además, el paro creció más entre las mujeres con 49.937 más, un 2,95% mensual, por un crecimiento del 1,81% mensual en los hombres con 20.807 más.

Los contratos fijos discontinuos se reducen en el mercado laboral y las profesiones

Por otro lado, en enero se firmaron 1.200.749 contratos, un 24,78% menos que hace un año. De este volumen, el 44,16% fueron indefinidos con un aumento del 122,19% anual. Más en detalle, la cuantía de afiliaciones con contratos fijos discontinuos se redujo un 5,02% mensual en el mercado laboral hasta sumar 791.766. Ello supone que el 5,06% del total afiliaciones tiene contrato fijo discontinuo tras la modificación introducida por la reforma laboral. En el subsector de servicios profesionales el grueso de afiliaciones con este tipo de contrato disminuyó un 2,46% con lo que suma 38.357, el 1,41% del total

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Scroll al inicio