El Gobierno reitera su compromiso con la atención sanitaria de las personas con problemas de salud mental

Por 1 diciembre, 2017Actualidad
9:15 Gran Casino Sardinero. El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto a la consejera de Sanidad, María Luisa Real, inaugura las I Jornadas del Colegio de Enfermería de Cantabria en Salud Mental. 1 de diciembre de 2017 © Raúl Lucio

Así lo han resaltado el presidente y la consejera de Sanidad durante la inauguración de las I Jornadas de Enfermería de Salud Mental, organizadas por el Colegio de Enfermería de Cantabria y que han reunido a cerca de 200 profesionales

El Gobierno de Cantabria ha reiterado este viernes el compromiso con la mejora de los recursos para que los pacientes con un diagnóstico de un problema de salud mental reciban una atención sanitaria en las mismas condiciones de calidad, seguridad, equidad y accesibilidad que el resto de pacientes con otros diagnósticos.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acompañado por la consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha inaugurado hoy las I Jornadas de Enfermería de Salud Mental, que ha organizado el Colegio de Enfermería de Cantabria bajo el lema “Si luchas puedes vencer, si no luchas estás perdido”, a las que han asistido cerca de 200 profesionales y que han tratado de sentar las bases del futuro de los cuidados en salud mental y profundizar en la realidad a día de hoy.

Ambos han agradecido a los profesionales de la enfermería su compromiso con la atención a estos pacientes y han reconocido el valor de una especialidad de la que “sentirse orgullosos” y que es “querida y valorada” no solo por el Gobierno, sino también por “todos los ciudadanos”, ha afirmado Miguel Ángel Revilla.

Tanto el presidente como la consejera han expresado la necesidad de “seguir trabajando” para que la sociedad tome conciencia de la normalización de este tipo de diagnósticos y de que los problemas y los retos a los que se enfrenta una persona con problemas de salud mental son superiores a un paciente con cualquier otro diagnóstico.

El presidente ha destacado que para lograr ese fin el Gobierno ha procedido al traslado de los ingresos de media estancia desde Parayas al Hospital de Liencres, con lo que “se ha ganado en calidad, atención, seguridad y confortabilidad de pacientes y profesionales”.

En el mismo sentido, el Gobierno de Cantabria está trabajando para aumentar los recursos en las unidades de salud mental, en la redistribución de los recursos humanos en igualdad de condiciones en las tres áreas sanitarias para que el ratio profesional-paciente sean homogéneo en todas ellas.

Asimismo, las tres áreas cuentan con un hospital de día psiquiátrico, se está desarrollando telepsiquiatría para que todos los pacientes tengan acceso a los profesionales especialistas, y, con el mismo objetivo, se ha puesto en marcha la ruta para la atención al paciente con enfermedad mental grave.

Por su parte, Luisa Real ha explicado que la prevalencia, las características, la comprensión y el abordaje de estas situaciones “ha cambiado” pero queda “mucho por avanzar contra el estigma y el rechazo social que ocasiona un diagnóstico de una enfermedad mental”. Además, ha asegurado que el abordaje de los problemas de salud mental ha de ser “multiinstitucional y multiprofesional”, por lo que cada vez tienen más importancia los cuidados del personal de enfermería.

En su opinión, para que éstos se presten “con máxima calidad, seguridad y sostenibilidad” es preciso que sean “profesionales especializados”. Para ello, Cantabria tiene ya normalizada esta categoría y la especialidad docente está pendiente de acreditación por el Ministerio de Educación.

También ha recordado que este año, en virtud del convenio con el Centro Hospitalario Padre Menni, es posible por primera vez que los menores, niños o adolescentes con enfermedad mental que precisan ingresos de media estancia, puedan tenerlos en Cantabria, y, “aunque son pocos ya no tienen que salir fuera de la Comunidad Autónoma”.

Igualmente, ha explicado que se está poniendo en marcha el Hospital de Día psiquiátrico infantojuvenil en el Hospital Valdecilla para prestar atención a toda la Comunidad Autónoma.

En la inauguración de estas jornadas han estado presentes también la presidenta del Colegio de Enfermería, Rocío Cardeñoso, la concejala de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Santander, María Tejerina, la vicerrectora de Organización de la Universidad de Cantabria, Marta Pascual, y la enfermera especialista en salud mental, Ana Tobarra.

De su clausura se ha encargado la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, quien ha asegurado que “todos tenemos la obligación de luchar contra ese estigma vergonzante” que ha obligado a las personas que tienen problemas de salud mental a ocultarse y “darles un nuevo lugar en una sociedad que debemos defender que sea incluyente y solidaria con el sufrimiento emocional y psíquico de esas personas”.

Además, la vicepresidenta ha apostado por que “la relación con el paciente sea el eje de los cuidados” y ha asegurado que esa forma de relación exige “un compromiso enfermero y unos valores que van más allá de la exclusiva competencia y formación científica”.

“La relación con el paciente es crucial para conocerle y comprender sus conductas”, ha afirmado la vicepresidenta que ha asegurado que esa relación debe estar destinada a satisfacer “las necesidades de salud y auto cuidados de la persona, de la familia y su interacción con la comunidad”.

Díaz Tezanos ha considerado que para dar esa atención es necesaria la interacción de la enfermería con otras disciplinas, la coordinación y el trabajo en equipo con las familias, con las instituciones sociales, con las organizaciones y con las entidades comunitarias.

“Una atención a la que se responde desde la conciencia social, desde la integridad en el cuidado, desde la empatía, desde la capacidad de protección, la promoción de la autonomía y teniendo también presente la perspectiva familiar”, ha añadido.

La vicepresidenta ha destacado la importancia de la enfermería psiquiátrica del siglo XXI que, según ha señalado, no sólo garantiza cuidados científicamente fundados, sino que también avanza “en el respeto a los derechos humanos y civiles y a la dignidad humana, está orientado al mantenimiento de las personas en su entorno comunitario y a la importancia de la acción emocional y social para la salud”.

“Tiene muy presente que los pacientes son seres sociales, que viven en comunidad, que piensan libremente, que tienen inquietudes, que tienen sueños y proyectos de futuro, relaciones familiares y sociales”, ha afirmado Díaz Tezanos, quien ha recordado que además ese entorno en el que viven “normalmente no les es fácil y deben adaptarse a él transformando de manera continua sus hábitos y costumbres”.

La vicepresidenta, además, ha puesto en valor la celebración de estas jornadas “que contribuyen a seguir avanzando para dar respuesta a las necesidades y demandas de cuidados de las personas con problemas de salud mental.

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.