El Colegio de Enfermería de Cantabria crea el “Premio Candil”, un reconocimiento a la defensa y visibilización de la profesión enfermera

Por 2 mayo, 2018Actualidad
Francino

El periodista Carles Francino será el primer galardonado, un reconocimiento que se le entregará el próximo 11 de mayo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander

Los responsables de la Junta de Gobierno del Colegio de Enfermería de Cantabria han decidido convocar el “Premio Candil 2018” con el propósito de reconocer, estimular y promover la labor de personas, instituciones o colectivos que hayan destacado en su trayectoria profesional en la defensa y promoción de la enfermería en el mundo y que, en esta primera edición, recibirá el periodista Carles Francino, de la Cadena SER, el próximo 11 de mayo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander.

El objetivo final es estimular el apoyo de los distintos activos sociales que reconocen y visibilizan la profesión enfermera y, por tanto, ensalzar su carácter holístico, cercano, profesional y científico. La promoción y divulgación de este premio debe contribuir, por consiguiente, a una mayor visibilización del trabajo enfermero en los ámbitos social, profesional y académico.

Esta iniciativa surge de la necesidad de poner en valor los servicios y efectos positivos que el trabajo enfermero aporta a la sociedad, desde el punto de vista del cuidado, la promoción de la salud y la prevención. Aspectos que deben siempre tenerse en cuenta, si se quiere avanzar con criterios de eficacia y voluntad de servicio a una población cada vez más anciana y dependiente.

Justificación del Premio

Los objetivos esenciales de esta iniciativa se enmarcan también en la necesidad de contar con la participación activa de los enfermeros, en busca de la excelencia profesional, desde la reflexión y con el reconocimiento de sus competencias profesionales, sin olvidar la esencia del cuidado, algo que ha sabido captar y difundir el periodista Carles Francino.

Recientemente, opinó en su programa “La Ventana” de la Cadena Ser sobre la labor desarrollada por este colectivo profesional, reflexionando sobre sus competencias y preguntándose por qué las enfermeras “no tienen más reconocimiento y más reputación. Y no lo entiendo porque resultan indispensables, porque son trabajos que no pueden desempeñarse sin una implicación personal, sin una vocación. De hecho, no se trabaja de enfermera, se es enfermera”.

Este reconocimiento público al trabajo desarrollado por María José Castro, “una enfermera gallega, exprofesora de instituto, que lleva 16 años dejándose la piel en cinco paupérrimas aldeas para mejorar la salud y la educación de sus habitantes”, le hizo reflexionar sobre la labor diaria que realizan estas profesionales y su contribución a la sanidad. Es, precisamente, esta falta de reconocimiento y reputación la que se quiere contribuir a cambiar desde el Colegio de Enfermería de Cantabria con la instauración de los premios “El Candil”, cuyo objetivo principal se basa en tres pilares fundamentales:

– Difundir entre la población lo que puede aportar la enfermería en servicios a la ciudadanía. Puede cuidar, curar, recomendar una dieta u orientar en sexualidad, una extensa “cartera de servicios” que muchos pacientes no perciben.

– Visibilizar en positivo la profesión enfermera en la sociedad y sensibilizar a los ciudadanos con su labor.

– Poner en valor el “poder enfermero”. Tanto por número de profesionales, como por sus responsabilidades. Los enfermeros ocupan la punta del iceberg del sistema de salud.

Simbología del Candil

El nombre elegido para visibilizar este reconocimiento, “Candil”, se debe a Florence Nightingale, precursora de la enfermería moderna. Durante la guerra de Crimea en 1854, por las noches, cuando todo el equipo de enfermeras y médicos se había retirado, ella hacía rondas en solitario para observar el estado de los pacientes y velar por ellos. Asistía desde el punto de vista emocional a quien necesitara de consuelo y aliento; tal es así que entre los soldados se ganó el seudónimo de” la dama de la lámpara” en alusión a la lámpara turca, o candil,  que portaba para iluminar su camino cuando diariamente recorría los pasillos llenos de soldados heridos.

Conclusión

En definitiva, la iniciativa del Colegio de Enfermería de Cantabria de convocar el “Premio Candil 2018” persigue principalmente implicar a los colegiados para que opinen sobre su papel en el actual sistema sanitario y, desde la reflexión, promocionar la participación de los enfermeros cántabros en la búsqueda activa de la excelencia profesional, incentivando las competencias profesionales enfermeras desde el consenso, la reflexión y el diálogo.

Ésta es la razón por la que los responsables de la Junta de Gobierno del Colegio de Enfermería de Cantabria quieren poner en marcha una campaña, que además de influir en el concepto que la sociedad tiene de los enfermeros, busca su posicionamiento profesional y la implicación de los colegiados en la trazabilidad de su futuro laboral, profesional, asistencial, académico y social, teniendo en cuanta los valores esenciales del cuidado.

Por otro lado, se pretende dar a conocer a la sociedad los servicios que puede demandar de los enfermeros, ya que además de las labores propias de los procesos de cuidados, la asunción de nuevas competencias profesionales amplía el abanico de demandas asistenciales que los ciudadanos pueden reclamar de los cuidadores.

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.